En muchas ocasiones no le tomamos importancia a nuestro espacio de estudio, sin embargo, para poder tener mejor concentración y mayor productividad es necesario mantener el escritorio ordenado, ya que según algunos estudios, tener un espacio desorganizado es sinónimo de una mente desorganizada, incluso podría generarse situaciones de estrés, por lo tanto, trabajar en un sitio limpio te ayudará a ordenar tus ideas.

Es por ello que hoy te decimos que mantener tu área de trabajo no es imposible, solo necesitas un poco de tiempo, disciplina para deshacerte de las cosas innecesarias y un sistema para asegurarte que todo esté limpio y ordenado. A continuación te daremos algunos consejos para hacerlo posible.

1.   Escoge el lugar idóneo para instalar tu espacio de estudio

A lo largo de nuestra formación, nos ha tocado pasar muchas horas en el escritorio para estudiar, realizar alguna tarea o proyecto, así que es muy importante escoger un espacio de trabajo cómodo y luminoso, alejado lo más posible de la entrada de la casa y, a ser posible, sin ruidos que alteren tu ritmo. 

2.   Deshazte de las cosas que no necesitas

Acumular documentos y tener objetos distractores en el área de estudio resulta ser un mal hábito que la gran mayoría hace. Deshazte de tantas cosas poco importantes como puedas, no dejes que forme parte de tu entorno mientras intentas ponerte productivo.

3.   No comas en tu espacio de estudio

Seguramente en algún momento has comido frente a tu ordenador para avanzar más rápido con tus tareas, sin embargo intenta no hacerlo y no dejes que tu escritorio este lleno de migajas, cuida tu salud y evita tener un espacio lleno de gérmenes.

4.   Digitaliza tus documentos

Si eres un caos organizando tus documentos, escanea y archiva digitalmente toda la información posible. Ahorrarás mucho espacio y tiempo, así te será mucho más fácil realizar una búsqueda dentro de tu ordenador. 

5.   Utiliza el método Japonés

El método japonés es un método de gestión sencillo, originario de Japón basado en cinco principios básicos: orden, limpieza, clasificación, control visual y mantenimiento de la disciplina. Este método te ayudará a mantener tu espacio de estudio organizado, limpio y seguro.

Recuerda que todo lo que necesitas es un poco de tiempo, disciplina para deshacerte de las cosas innecesarias y un sistema para asegurarte de que todo esté en su lugar.

Tal vez te interese: 5-consejos-para-mejorar-tus-estudios